Costa rica, 5 - 5º Comercial - 15004 - A Coruña
Teléfono.- 981 150 488
ABOGADOS

Los deslindes como derecho de los propietarios


Cuando se habla de las operatorias relacionadas con lo inmobiliario y lo urbanístico, se hace referencia a un corpus de derechos y obligaciones de ambas partes de un negocio. El dueño de un activo inmobiliario, como por ejemplo una finca o terreno, tiene derecho a lo que se ha dado en llamar deslindes, es decir, derecho a cercar su propiedad y diferenciarlo de su entorno, que podría ser de naturaleza pública o privada.

El derecho al deslinde puede ser solicitado no solamente por quien sea el dueño de la propiedad, sino también por las personas autorizadas para el usufructo (por ejemplo, locatarios de la finca). El modo habitual de realizar un deslinde es lograr el acuerdo entre las partes interesadas (es decir, entre las fincas involucradas), pero de no haber acuerdo se puede llegar a realizar un procedimiento judicial.

Los deslindes en el ámbito público

Como se ha dicho, el deslinde puede darse entre fincas de propietarios privados o de las que sean titulares entidades de la administración pública. Dicho de otra manera, puede que una entidad privada haya comprado una propiedad a la administración pública. En este caso, la gestión del deslinde tiene por objetivo lograr la diferenciación entre el dominio público y el privado.

La complejidad del deslinde puede tener diferentes grados, y por lo tanto es fundamental contar con una empresa que se encargue de la gestión integral, puesto que se debe cumplir con una serie de requerimientos, que arrancan con la correcta registración de la propiedad privada.